Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 3, Núm. 6 (jul - dic 2020)  
ISSN: 2697-3588.  
Evaluación cognitiva y envejecimiento activo de trabajadores jubilados  
EVALUACIÓN COGNITIVA Y ENVEJECIMIENTO ACTIVO DE  
TRABAJADORES JUBILADOS  
COGNITIVE EVALUATION AND ACTIVE AGING OF RETIRED WORKERS  
1
2
3
Castillo-Tigua María *; Montes-Muñoz Sandra ; Zambrano-Quinde Oswaldo  
1, 2  
Investigadora independiente. Manta, Ecuador.  
3
Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, Facultad de Psicología. Manta –  
Ecuador.  
*Correo: mafe-castillo-ti@hotmail.com  
RESUMEN  
El término envejecimiento activo surgió en el Año Internacional de las Personas Mayores (1999),  
cuando se estableció una asociación entre la actividad y las oportunidades de ser sano durante  
la vejez y resaltó la necesidad de crear y mantener las oportunidades para que las personas  
mayores permanezcan activas. Debido a que el envejecimiento poblacional es uno de los más  
grandes triunfos de la humanidad, pero es también uno de sus mayores retos; el objetivo del  
presente trabajo es revisar la literatura científica que aporte conocimientos y aspectos relevantes  
acerca de del envejecimiento activo y las alteraciones cognitivas que se presentan en adultos  
mayores. Se detectan varios hallazgos que llaman la atención y deben ser resaltados, tales como  
la afectación entre leve y moderada del área cognitiva, así como la demanda de interacción social  
en adultos mayores en aras de mejorar su calidad de vida.  
Palabras claves: Cognición, envejecimiento activo, jubilación, alteración cognitiva.  
ABSTRACT  
The term active aging arose in the International Year of Older Persons (1999), when a partnership  
was established between the activity and the opportunities to be healthy during old age and  
highlighted the need to create and maintain opportunities for the elderly to remain active. Because  
population aging is one of humanity's greatest triumphs, but it is also one of its greatest  
challenges; The objective of this paper is to review the scientific literature that provides knowledge  
and relevant aspects about active aging and cognitive disorders that occur in older adults. Several  
findings that attract attention are detected and should be highlighted, such as the mild to moderate  
involvement of the cognitive area, as well as the demand for social interaction in older adults in  
order to improve their quality of life.  
Keywords: Cognition, active aging, retirement, cognitive impairment.  
21  
Fecha de recepción: 07 de abril de 2020; Fecha de aceptación: 08 de julio de 2020; Fecha de  
publicación: 09 de julio de 2020.  
Castillo-Tigua et al. (2020)  
1. INTRODUCCIÓN  
Los programas de adultos mayores se constituyen en el presente como ejes  
estratégicos en materia de responsabilidad social en las instituciones públicas  
(Ledesma, 2012). El proyecto Envejecimiento Activo, es un estudio para  
promover un programa para la actividad trabajador jubilado y así evitar o  
disminuir el deterioro cognitivo. En 2002, la Comisión Europea define el  
envejecimiento activo como una estrategia coherente para permitir envejecer  
bien en las sociedades que avanzan en su desarrollo, que en la práctica significa  
aprender durante toda la vida, trabajar más tiempo, jubilarse más tarde y más  
gradualmente, ser activo después de la jubilación y comprometerse en  
actividades de promoción de las capacidades y de mantenimiento de la salud.  
Es por esta razón que, en las últimas décadas, el envejecimiento activo ha  
emergido como un nuevo paradigma en la Gerontología. El II Plan Internacional  
sobre Envejecimiento de Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud  
prioriza el envejecimiento activo como un concepto clave que debe promoverse  
mediante políticas públicas (Fernández-Ballesteros et al., 2005).  
El ser humano es un agente activo de su propio envejecimiento, que se va  
construyendo a lo largo de la vida en interacción con un mundo activo y a través  
de un proceso continuo y dinámico (Fernández-Ballesteros et al., 2005). La OMS  
sobre el envejecimiento activo, detalla que “se basa en el reconocimiento de los  
derechos humanos, sustituyendo un planteamiento “basado en las necesidades”,  
donde las personas mayores son tratadas como objetos pasivos, a otro “basado  
en los derechos", donde se reconoce la igualdad de oportunidades y de trato, y  
se respalda la responsabilidad para ejercer su participación en el proceso político  
y en otros aspectos de la vida comunitaria” (OMS, 2002, p.79).  
A través de este trabajo se ha podido describir indicadores que afectan el área  
cognitiva y la necesidad del envejecimiento activo en el jubilado, cabe señalar  
que este ciclo, al igual que, el funcionamiento cognitivo y afectivo, son procesos  
individuales y dinámicos. Algunas funciones cognitivas se deterioran con el paso  
de los años, mientras que otras pueden mostrar cierta mejoría. “Esto se debe a  
la intervención de diversos factores como antecedentes hereditario-familiares,  
neurológicos o psiquiátricos, escolaridad, entre otros” (Aveleyra y García, 2015).  
22  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 3, Núm. 6 (jul - dic 2020)  
ISSN: 2697-3588.  
Evaluación cognitiva y envejecimiento activo de trabajadores jubilados  
El funcionamiento cognitivo en esta edad corre el riesgo de desgaste, y por ende  
se encuentra en un estado de afectación que repercute en el envejecimiento de  
los jubilados, por lo tanto, se decide abordar esta área que representa alta  
importancia para el individuo, debido a que su cultura es un determinante  
transversal para su interacción, el mismo que rodea a las personas y  
poblaciones, determina la forma en que se envejece porque influye sobre todos  
los demás determinantes.  
Entre las nuevas generaciones de personas mayores parece empezar a  
fraguarse la idea sobre la flexibilidad de la estructura del tiempo y de los roles  
asociados a ella. Las nuevas generaciones de personas mayores reclaman un  
espacio donde poder desarrollarse y posicionarse con relación a la posibilidad  
de aportación a la sociedad.  
Cabe señalar que el objetivo de este manuscrito es discutir los aportes teóricos  
y científicos que se han propuesto hasta el momento en el tópico de  
envejecimiento activo en trabajadores jubilados, para de esta forma contribuir en  
la construcción de espacios y mecanismos acordes para disminuir las  
afectaciones cognitivas de los jubilados, acorde al marco jurídico constitucional  
señalado en los artículos 66, 340 y 358 de la Constitución del Ecuador (2008)  
quienes a pesar de su histórica. Estas personas por su condición de  
vulnerabilidad social, o ya sea por sus sistema de creencias y la influencia del  
colectivo social, descuidan otras áreas de sus vidas como la adquisición de  
nuevos conocimientos y el aprovechamiento de oportunidades para el desarrollo  
personal, cognitivo, biológico, físico y de participación social, para lo cual se  
requiere fomentar y equilibrar la responsabilidad personal, el encuentro con sus  
contemporáneos, la solidaridad intergeneracional y la creación de entornos  
favorables, que aporten a la calidad de vida y optimicen los niveles de interacción  
social.  
2. ENVEJECIMIENTO ACTIVO  
La OMS define el envejecimiento activo como el proceso de optimización de  
oportunidades de salud, participación y seguridad con el objetivo de mejorar la  
calidad de vida a medida que envejecen las personas. El concepto de  
23  
Castillo-Tigua et al. (2020)  
envejecimiento activo fue aportado por la OMS en la II Asamblea mundial del  
envejecimiento, celebrada en Madrid en 2002 y constituye uno de los ejes  
principales de la política Gerontológica.  
En las políticas de “envejecimiento activo”, se trata de potenciar las capacidades  
de la persona cuando envejece, de llevar una vida productiva en la sociedad y  
en la economía. El envejecimiento poblacional es uno de los más grandes  
triunfos de la humanidad, pero es también uno de sus mayores retos. A medida  
que se adentra en el siglo XXI, el envejecimiento de la población trae como  
consecuencias un aumento de las demandas sociales y económicas en todos  
los países. Al mismo tiempo, las personas mayores proveen un precioso y a  
veces desconocido recurso cognitivo y de competencias o habilidades que  
supone una importante contribución al estado socioeconómico de las personas.  
“Desde mediados del siglo pasado la fecundidad y la mortalidad de la población  
han descendido considerablemente en casi todos los países. Se empiezan a  
expresar nítidamente los síntomas del envejecimiento de la población.  
Particularmente en Chile la esperanza de vida al nacer, para ambos sexos, en el  
quinquenio 1950-55 era de 53 años, ya durante los primeros cinco años del siglo  
XXI alcanza los 73 años. Es decir, tenemos un saldo a favor de 20 años. La  
mayoría de los que hoy nacen llegarán a viejos, de hecho, si las aplicaciones  
biomédicas continúan sus logros, muy pocos morirán jóvenes. El aumento de la  
esperanza de vida es un rebote de las mejoras sanitarias y nuevas condiciones  
de vida que se están generalizando, las que tienen repercusiones tanto positivas  
como negativas. Entre las primeras se destaca que la mayoría de las personas  
envejecen más capacitadas y sanas, con buenos niveles de satisfacción vital y  
por lo tanto quieren, por, sobre todo, mantener su bienestar, dignidad e  
independencia por el tiempo más largo posible, es decir darles más vida a los  
años ganados. Los adultos actuales observan cómo las personas mayores de 65  
años han añadido más años y mejor salud a sus vidas, y constatan que el nivel  
funcional promedio de los octogenarios es equivalente a los de 70 años en la  
época de sus padres. Paradójicamente, el aumento de años de vida conlleva que  
muchos ancianos tendrán mayores posibilidades de padecer enfermedades  
invalidantes y que pasar por ellas en el último capítulo de la vida se convierta en  
una situación "normal". Efectivamente, no obstante, el optimismo que  
24  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 3, Núm. 6 (jul - dic 2020)  
ISSN: 2697-3588.  
Evaluación cognitiva y envejecimiento activo de trabajadores jubilados  
desencadenan las imágenes saludables de los actuales envejecientes, no se  
dispone de fórmulas para anular la inexorable tendencia a la fragilidad del  
organismo humano. El proceso de envejecimiento normal aumenta la  
vulnerabilidad a las enfermedades, el 50% de los cánceres ocurren después de  
los 65 años, y las tasas de incidencia de las enfermedades coronarias, la  
osteoporosis y el Alzheimer también se correlacionan con las edades  
avanzadas” (Arnold-Cathalifaud, 2006).  
3. APORTES REFERENTES AL ENVEJECIMIENTO ACTIVO  
El consejo de Catalunya impulsó la investigación para la tesis doctoral  
Competencia Mediática y Envejecimiento Activo, por Latorre (2013); el  
conocimiento hallado en el extracto de personas de 65 o más años, acota el  
envejecimiento activo que puede dar a las generaciones jóvenes y a las personas  
mayores la oportunidad: “de mantenerse en el mercado laboral y compartir su  
experiencia, de permanecer ejerciendo un papel activo en la sociedad, de estar  
presente en la actual sociedad del conocimiento mediante la utilización de las  
Tecnologías de la Comunicación y la Información”.  
Los avances científicos y la sanidad han conseguido que las personas mayores  
vivan más años y que ocupen por derecho un papel importante en la sociedad  
actual como parte de la ciudadanía. En el Libro Blanco de Envejecimiento Activo,  
se expone que el término “activo” se refiere a la “participación en asuntos  
sociales, económicos, culturales espirituales y cívicos, y no solo al estar activos  
física o económicamente” (Pajín, 2011, pág. 16).  
La formación permanente es la base para un envejecimiento activo y el reto de  
las políticas sociales que desde la Constitución Española se reclaman, así como  
desde el ámbito jurídico y social se corroboran en cuanto se concierne a:  
“impulsar los derechos de igualdad y solidaridad, a la vez que la defensa y  
protección del bienestar de todos los ciudadanos y ciudadanas”.  
3.1. Interfaz de comunicación y aprendizaje para las personas mayores  
Los estilos de aprendizaje influyen en la enseñanza de dos niveles  
principalmente: conceptual y estratégico operativo. Entre los primeros destacan  
25  
Castillo-Tigua et al. (2020)  
los principios didácticos de atención a la diversidad de las personas mayores,  
integración de métodos individualizados y socializadores, aprendizaje de  
estrategias cognitivas mediante los contenidos (aprender a aprender),  
metacognición, potenciación de aprendizaje con mayor transferencia, primacía  
de los procesos sobre los resultados, entre otros. Esto obliga a diversificar a nivel  
operativo el uso de los recursos tecnológicos para atender a las diferencias  
individuales de necesidades de las personas mayores.  
El interfaz didáctico constituye un conjunto global de recursos y estrategias  
orientadas al aprendizaje que requieren el seguimiento de objetivos,  
conocimientos, habilidades y/o actitudes adquiridas por el sujeto. El interfaz  
facilita la comunicación adecuada entre el contenido que se pretende enseñar y  
lo que la persona mayor desea conocer y aprender.  
Las nuevas tecnologías aportan nuevos elementos mediadores que deben  
integrarse y potenciarse en los procesos de aprendizaje de personas adultas. El  
nivel de la interfaz puede resultar insatisfactorio y ocasionar frustración e  
impaciencia. La interfaz máquina-usuario se acerca más a una relación entre dos  
adultos. Los mensajes de la máquina deben fomentar el razonamiento y el  
itinerario personal de aprendizaje del sujeto.  
Consideramos que la interfaz de aprendizaje debe reunir un conjunto de  
funciones accesibles para las personas mayores de cara a facilitar la  
consecución de los objetivos normalizados y específicos en adaptaciones  
adecuadas a cada sujeto según el tipo de necesidad que presente.  
3.2. Envejecimiento saludable y envejecimiento activo  
La capacidad de elección y el desarrollo de nuevos proyectos de vida una vez  
finalizada la actividad laboral o profesional y el comienzo de la jubilación son  
tendencias emergentes que deberán apoyar los responsables de las políticas de  
atención a las personas mayores. Se entiende de modelos centrados en los  
mayores y sus preferencias, el respeto y amparo de sus derechos, el  
acercamiento de los servicios al lugar donde reciben y desean seguir viviendo  
para toda la vida.  
26  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 3, Núm. 6 (jul - dic 2020)  
ISSN: 2697-3588.  
Evaluación cognitiva y envejecimiento activo de trabajadores jubilados  
El envejecimiento activo faculta a los individuos a revalorizar que el potencial  
bienestar físico, social y mental se desarrolle plenamente a lo largo de la vida y  
participar en la sociedad de acuerdo con sus necesidades, intereses y  
posibilidades, a la vez que se les proporciona la protección adecuada, seguridad  
y cuidados en el momento que requieran asistencia. Además, consiste en  
conseguir que las políticas dirigidas al envejecimiento activo lo contemplen como  
“un ciclo vital activo que permite a la gestión y responsabilidad de la propia vida  
y el establecimiento de proyectos personales”.  
Las personas mayores pueden participar en la educación de la sociedad y deben  
hacerlo. Ceder y traspasar el legado de conocimientos, desde la ética de la  
transmisión, es fundamental y existe una responsabilidad que hay que ejercer.  
Las sociedades pueden envejecer o pueden rejuvenecer, el envejecimiento de  
la población difiere del envejecimiento de las personas. El envejecimiento  
demográfico representa el éxito de los avances científicos, sanitarios y sociales  
sobre la enfermedad y la muerte. La restructuración de las edades actuales es  
lenta ya que tiene sus raíces en fundamentos antiguos, pero tendrá efectos  
revolucionarios en la vida de las personas, la economía y finanzas públicas con  
un impacto significativo y una fuerte presión sobre el gasto público. Las  
tendencias emergentes destacan en el actual proceso de envejecimiento, por  
tanto, requieren respuestas políticas a los desafíos democráticos.  
El incremento de la esperanza de vida ha supuesto un aumento de  
supervivientes más allá de los 65 años y aumenta la proporción de personas  
mayores. Las enfermedades degenerativas avanzan y cambian los patrones de  
enfermedades y muerte. La investigación y mejoras de la industria farmacéutica  
y la rehabilitación continuarán la tendencia a una reducción de discapacidad,  
pero hay que pronosticar más personas con dependencia severa.  
El fuerte proceso de envejecimiento por una mayor esperanza de vida implica  
una ampliación del período vivido en jubilación, lo que requiere unos cambios en  
el patrón de trabajo y jubilación. El debate sobre el equilibrio de las cuentas de  
la Seguridad Social y el aseguramiento de las pensiones se acentuará en el año  
2020.  
27  
Castillo-Tigua et al. (2020)  
Es relativamente reciente relacionar la vejez con la pérdida de iniciativa y la  
desvinculación social y sobre todo la adaptación de unos cánones de conducta  
personal y social asignados a la vejez como el sometimiento de la vida de los  
padres a las decisiones de los hijos, vida tranquila en casa y en pocas  
posibilidades de relaciones sociales, en contraste con el resto de la vida de las  
personas de otros estratos de edad.  
4. EVALUACIÓN DE LAS ALTERACIONES COGNITIVAS EN ADULTOS  
MAYORES  
Delgado & Salinas (2009) manifiestan que debido al progresivo envejecimiento  
poblacional se prevé un aumento en la prevalencia de las demencias. En  
Latinoamérica se proyecta que éstas se duplicarán en los próximos 20 años. La  
enfermedad de Alzheimer (EA) es la causa más frecuente de demencia  
constituyendo más del 50% del total. Otras causas frecuentes son el deterioro  
cognitivo vascular, la demencia por cuerpos de Lewy y las demencias mixtas.  
4.1. Demencia o síndrome demencial (SD)  
Trastorno cerebral adquirido, crónico y progresivo, que afecta el intelecto y la  
conducta y que es de magnitud suficiente para comprometer las actividades  
habituales de la vida del paciente.  
4.2. Deterioro cognitivo leve (DCL)  
Conceptualmente corresponde a déficits subjetivos y objetivos de la cognición,  
anormales para la edad, pero sin compromiso de las actividades funcionales del  
sujeto.  
Según el dominio cognitivo afectado puede clasificarse en DCL de tipo amnésico,  
DCL disejecutivo o DCL multidominio, correspondiendo el primero habitualmente  
a las etapas iniciales de la EA. Este grupo de pacientes resulta importante ya  
que su tasa de conversión anual a demencia es de un 12% en comparación con  
un 1-2% anual de la población normal (Morales & Rodríguez, 2011).  
28  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 3, Núm. 6 (jul - dic 2020)  
ISSN: 2697-3588.  
Evaluación cognitiva y envejecimiento activo de trabajadores jubilados  
4.3. Personas mayores, estereotipos y tabúes  
Vásquez-Bronfman (2006), define: “en nuestra cultura existen también muchos  
tabúes sobre las personas mayores y todo lo que en ellas está relacionado con  
el sexo y el amor sexuado. El atractivo sexual de otras personas parece excluido  
de las posibilidades de acción y de los sentimientos de una persona mayor.  
Quien tenga estos comportamientos, quien transgreda la prohibición de esta  
cultura, será percibido como alguien perverso, pervertido, ridículo o grotesco.  
Existe sin embargo la mayor tolerancia (cultural) hacia la sexualidad de los  
hombres mayores que hacia la de las mujeres mayores, aunque de todas  
maneras subyace una crítica social que explica la vida sexual de un hombre  
mayor por su dinero (es un millonario), su poder (es un dictador) o una actividad  
creativa es excepcional (Chaplin, Picasso, por ejemplo); considerando que una  
mujer más joven no podría quererle por sí mismo. Los estereotipos y los tabúes  
invaden también el campo de la literatura, puesto que encontramos novelas  
sobre el amor sexual de los hombres mayores en donde se aparece muy  
frecuentemente acompañado de la decrepitud y finalmente de la muerte. Hay sin  
embargo una muy escasa literatura sobre sexo-amor donde los protagonistas  
sean mujeres mayores”.  
Considerando la aportación de Vásquez-Bronfman (2006) se cree conveniente  
que estos tabúes y estereotipos sociales, se deberían erradicar, ya que,  
estimando que, desde un joven a un adulto mayor, biológicamente son seres con  
la capacidad de mantener una sexualidad activa y libre, de ahí la importancia de  
fortalecer las capacidades intelectuales y físicas, que les permita en la etapa  
senil disfrutar de una vida plena, acotando que se debe psico educar antes,  
durante y después de llegar a esta etapa del ciclo vital para que el deseo sexual  
no se convierta en desvalorización ni en abuso de la sexualidad, pudiéndose  
efectuar con personas del mismo rango de edad.  
Como sucedió con los adolescentes en la década de los sesenta y los setenta,  
se considera que desde fines de la década de 1980 nunca en la historia de la  
humanidad ha habido un grupo tan numeroso de personas entre los 50 y los 70,  
y aún más allá, que se encuentra en tan buenas condiciones de salud y que sea  
económica y físicamente autónomo y activo. Este fenómeno es más reciente  
29  
Castillo-Tigua et al. (2020)  
que la adolescencia e incluso no se sabe muy bien cómo designarlo. ¿Ancianos?  
Se usa veces, pero se trata de un término que corresponde a una realidad social  
de otros tiempos, cuando las personas mayores eran muy pocas y, en general,  
económica incluso físicamente dependientes. La palabra “anciano” tiene otras  
connotaciones que no corresponden a las personas de esa edad de hoy en día.  
Roy Waldorf, gerontólogo demostró al mismo tiempo que surgía esta nueva  
generación de mayores las personas con características de ansiedad se  
desplazaban a los aún más mayores, a partir de los 80 u 85 años.  
4.4. La capacidad de aprendizaje en la edad adulta  
En el libro Psicología de la Senectud de Ursula Lehr (1988), se menciona que,  
mediante estudios experimentales en la adultez media y baja por medio de  
teorías biológicas, al ir aumentando la edad, se daría un deterioro de las células  
cerebrales o un cambio funcional decisivo en las neuronas. Se indica la  
existencia de averías en el proceso de aprendizaje de los sujetos de edad  
avanzada que pueden afectar: la percepción de las situaciones, retentiva  
próxima, formación de una huella persistente, conservación de dicha huella,  
reconocimiento de una nueva situación que exija la evaluación del material  
captado, actualización del material de la memoria y desencadenamiento de la  
reacción.  
“El aprendizaje no se limita a ningún sector del desarrollo humano ya que el  
lactante adquiere experiencia, es decir, aprende. El anciano amplió su caudal de  
experiencia: también el aprende” (Lehr, 1988, pág. 293).  
5. CONCLUSIONES  
Se detectaron varios hallazgos que llaman la atención y deben ser resaltados,  
tales como la afectación entre leve y moderada del área cognitiva que puede  
presentarse en adultos mayores post jubilación, así como la demanda de  
interacción social en adultos mayores, en aras de mejorar su calidad de vida.  
Se pone de manifiesto que las carencias son graves de acuerdo con las seis  
dimensiones de las que se compone la competencia mediática: estética,  
30  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 3, Núm. 6 (jul - dic 2020)  
ISSN: 2697-3588.  
Evaluación cognitiva y envejecimiento activo de trabajadores jubilados  
lenguaje, ideología y valores, procesos de producción y difusión, procesos de  
interacción, recepción y audiencias y tecnología.  
REFERENCIAS  
Arnold-Cathalifaud, M. (2006). La nueva revolución demográfica: Los desafíos  
de la cuarta edad. Observatorio Social del Envejecimiento y la Vejez.  
Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile. Disponible en:  
https://portaluchile.uchile.cl/noticias/21290/la-nueva-revolucion-  
demografica-los-desafios-de-la-cuarta-edad  
Aveleyra, E. & García, S. (2015). Factores de riesgo y funcionamiento cognitivo  
en el envejecimiento saludable. Inventio, la génesis de la cultura  
universitaria en Morelos, 11(23), 33-41.  
Delgado, C., & Salinas, P. (2009). Evaluación de las alteraciones cognitivas en  
adultos mayores. Revista Hospital clínico de la Universidad de Chile, 20,  
244-251.  
Fernández-Ballesteros, R., Caprara, M. G., Iñiguez, J. Y., & García, L. F. (2005).  
Promoción del envejecimiento activo: efectos del programa «Vivir con  
vitalidad»®. Revista española de geriatría y gerontología, 40(2), 92-103.  
https://doi.org/10.1016/S0211-139X(05)74834-4  
Latorre, C. (2013). Competencia mediática y envejecimiento activo. Universidad  
de  
file:///C:/Users/Ana/Downloads/Dialnet-  
CompetenciaMediaticaYEnvejecimientoActivo-38996.pdf  
la  
Rioja.  
Tesis  
Doctoral.  
Recuperado  
de:  
Ledesma, A. (2012). Sistema de protección de salud y pensiones para adultos  
mayores: vínculos socioeconómicos y sociodemográficos. Disertación  
previa a la obtención del título de Economista. Pontificia Universidad  
Católica del Ecuador, Facultad de Economía.  
Lehr, U. (1988). Psicología de la Senectud. Proceso y aprendizaje del  
envejecimiento. Segunda edición. Editorial Herder: Barcelona.  
Morales, C. T., & Rodríguez, J. L. S. (2011). Revisión del constructo deterioro  
cognitivo leve: aspectos generales. Revista de neurologia, 52(5), 300-305.  
OMS. (2002). Campaña de la OMS por un envejecimiento activo. Organización  
Mundial  
de  
la  
Salud.  
Disponible  
en:  
https://www.who.int/ageing/publications/alc_elmanual.pdf  
31  
Castillo-Tigua et al. (2020)  
Pajín, L. (2011). Envejecimiento activo. Libro blanco. Instituto de Mayores y  
Servicios en:  
https://www.imserso.es/InterPresent1/groups/imserso/documents/binario/  
088_8089libroblancoenv.pdf  
Sociales  
(IMSERSO).  
Disponible  
8
Vásquez-Bronfman, A. (2006). Amor y sexualidad en las personas mayores.  
Transgresiones y secretos. Gedisa editorial: Barcelona. (pág. 267:271)  
32