Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 1, Núm. 2 (jul - dic 2018)  
ISSN: 2697-3588.  
Caracterización sociodemográfica a cuidadores, personas con discapacidad y familias  
CARACTERIZACIÓN SOCIODEMOGRÁFICA A CUIDADORES, PERSONAS  
CON DISCAPACIDAD Y FAMILIAS  
SOCIODEMOGRAPHIC CHARACTERIZATION OF CAREGIVERS, PEOPLE  
WITH DISABILITIES AND FAMILIES  
1
2
Regalado-Regalado Mónica Valeria *; Sánchez-Vélez María José  
1, 2  
Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, Facultad de Psicología. Manta –  
Ecuador.  
*Correo: monica10regalado20@gmail.com  
RESUMEN  
En el año 2010 en el Ecuador, el porcentaje de personas con discapacidades fue de 5.64%,  
Cerca de ellos, está siempre su cuidador principal informal, el que se convierte en un paciente  
oculto, su responsabilidad puede llevarlo a desarrollar ciertas dificultades de sus funciones  
integrales. El objetivo del presente trabajo es Analizar la Caracterización sociodemográfica a  
cuidadores, personas con discapacidad y familias. Mediante la aplicación de Cuestionario de  
Caracterización del cuidador con el fin de establecer los datos tanto del paciente como el  
cuidador, la escala de Zarit, Test de vulnerabilidad al estrés, Instrumento de repercusión familiar.  
Se utilizó una muestra de 24 familias de la Comunidad Ceibos Renacer Etapa II. Desde el método  
descriptivo, se describe las repercusiones del cuidador, la familia ante el cuidado del paciente y  
del método analítico.  
Palabras claves: cuidadores, personas con discapacidad, familia, caracterización  
sociodemográfica.  
ABSTRACT  
In 2010 in Ecuador, the percentage of people with disabilities was 5.64%. Close to them, there is  
always their main informal caregiver, the one who becomes a hidden patient, his responsibility  
can lead him to develop certain difficulties of his functions integral. The objective of this work is  
to analyze the sociodemographic characterization of caregivers, people with disabilities and  
families. Through the application of the Caregiver Characterization Questionnaire in order to  
establish the data of both the patient and the caregiver, the Zarit scale, Test of vulnerability to  
stress, Instrument of family repercussion. A sample of 24 families from the Ceibos Renacer Stage  
II Community was used. From the descriptive method, the repercussions of the caregiver, the  
family regarding patient care and the analytical method are described.  
Keywords: caregivers, people with disabilities, family, sociodemographic characterization.  
29  
Fecha de recepción: 29 de marzo de 2018; Fecha de aceptación: 06 de julio de 2018; Fecha de  
publicación: 09 de julio de 2018.  
Regalado-Regalado & Sánchez-Vélez (2018)  
1. INTRODUCCIÓN  
El término "Discapacidad" se refiere a deficiencias físicas, mentales o  
sensoriales, sea de naturaleza permanente o temporal, que limita la capacidad  
de ejercer una o más actividades esenciales de la vida diaria, que puede ser  
causada o agravada por el entorno económico y social, estas limitaciones y  
restricciones de participación de una persona con deficiencias son problemas  
que afectan al organismo humano.  
Más de mil millones de personas en el mundo están en situación de discapacidad  
(15% de la población mundial), con aproximadamente 200 millones de individuos  
que presentan situaciones severas de funcionamiento. (OMS 2011)  
En el Ecuador, se han dado varias investigaciones y determinaciones  
estadísticas para conocer la situación de las personas con discapacidad como lo  
reflejan los informes del INEC en el último censo 2010, el Estudio bio-sicosocial  
Manuela Espejo (2010) y los registros del CONADIS y el MSP (2015).  
La situación de tener una persona con capacidades diferentes en el hogar  
provoca que en la familia se suceda una reasignación tanto de roles como de  
tareas entre sus diversos miembros, de esta forma se puedan cubrir o  
compensar funciones y establecer un equilibrio en el hogar. Con el tiempo, se  
hace necesaria establecer la figura de un miembro de la familia como cuidador  
permanente, aquel que estará al pendiente del individuo y que le dedicará la  
mayor parte del tiempo del día, en satisfacer sus necesidades y en asistirlo en  
todo aquello que el enfermo demande para su bienestar.  
El cuidado que proporciona el cuidador al paciente es un proceso que va  
generando una serie de necesidades propias del cuidador, que en ocasiones no  
son tomadas en cuenta, debido a que toda la atención se centra en el enfermo.  
Como consecuencia el cuidador va convirtiéndose indirectamente en un paciente  
crónico, tal vez no con las mismas características de la enfermedad del agente  
de cuidado, pero sí con alteraciones que se van desarrollando con el tiempo.  
Trastornos como el estrés, la carga de trabajo y el aislamiento, son factores  
determinantes que van deteriorando la calidad de vida del cuidador como en la  
30  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 1, Núm. 2 (jul - dic 2018)  
ISSN: 2697-3588.  
Caracterización sociodemográfica a cuidadores, personas con discapacidad y familias  
familia, y que, en efecto, estos van adquiriendo un perfil como candidatos a  
padecer enfermedades propias del agotamiento y del cansancio que esto  
ocasiona.  
No se trata de dejar a un lado la atención que se le da al paciente crónico, más  
bien se busca crear un equilibrio y una interacción entre el cuidador y su  
paciente, para que ambas partes se vean beneficiadas, se enriquezca el  
conocimiento y las virtudes que posee el cuidador y se vean reflejadas en el  
cuidado que se le proporciona al enfermo.  
Por todo lo anterior, se busca analizar la Caracterización sociodemográfica a  
cuidadores, personas con discapacidad y familias de la comunidad Ceibos  
Renacer etapa II. Manta 2017.  
2. METODOLOGÍA  
Se trata de una investigación cuantitativa y correlacional. Se han utilizado los  
métodos descriptivo y analítico. La muestra la conforman 24 Familias de la  
Comunidad Ceibo Renacer Etapa II. Dentro de los instrumentos se utilizó el  
Cuestionario de Caracterización del cuidador, que comprende preguntas que  
permiten obtener información acerca de las características específicas tanto de  
los cuidadores como de los pacientes. También se utilizó el Test de  
funcionamiento familiar, la Escala de Zarit, que mide el impacto sobre el cuidador  
relacionado, y el Test de vulnerabilidad al estrés.  
2.1. Cuidadores  
Se define cuidador a toda persona que asiste o cuida a otra afectada de cualquier  
tipo de discapacidad, minusvalía o incapacidad que le dificulta o impide el  
desarrollo normal de sus actividades vitales o de sus relaciones sociales (Reyes,  
2001).  
Las normas sociales, la vocación, las necesidades económicas o incluso las  
creencias personales acerca de los que es correcto, son motivos por los que una  
persona decide encargarse del cuidado de algún familiar o conocido. Sin  
31  
Regalado-Regalado & Sánchez-Vélez (2018)  
embargo, aunque sea por decisión propia el cuidado, cuando la persona llega a  
un punto de sobrecarga, se desencadenarán una serie de problemas tanto  
psicológicos como físicos.  
2.2. Tipos de cuidadores  
El tipo de cuidador se determina de acuerdo con el parentesco, responsabilidad  
a cumplir y otras características.  
Cuidador principal  
Cuidador Secundario  
Cuidador Profesional  
2.3. Complicaciones del cuidador  
El cuidador familiar no tiene formación en salud, no recibe remuneración  
económica y cumple con este papel sin someterse a normas de horario ni de  
procedimiento; pasan gran parte del día con la persona que cuidan y en muchas  
ocasiones convive con ella. La ayuda que suministran es constante e intensa, y  
algunas veces esta atención sobrepasa la propia capacidad física y mental del  
cuidador, conformando un evento estresante crónico, que les genera un  
síndrome o sobrecarga (Arango, Segura, et al., 2013).  
2.4. Discapacidad  
La Organización Mundial de la Salud define discapacidad como cualquier  
restricción o impedimento de la capacidad de realizar una actividad en la forma  
o dentro del margen que se considera normal para el ser humano. Y dentro de  
su nueva Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y  
de la Salud (CIF), aprobada en la 54ª Asamblea Mundial de la Salud del 2001,  
visualiza la discapacidad como un fenómeno universal, en el que toda la  
población está en riesgo de adquirir algún tipo de discapacidad en cualquier  
momento de la vida.  
2.5. Tipos de discapacidad  
Se incluyen dentro de las personas con discapacidad a aquellas que tengan  
deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al  
32  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 1, Núm. 2 (jul - dic 2018)  
ISSN: 2697-3588.  
Caracterización sociodemográfica a cuidadores, personas con discapacidad y familias  
interactuar con diversas barreras, pueden impedir su participación plena y  
efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con los demás.  
2.6. Familia  
Desde una concepción tradicional, se puede observar que “la familia ha sido el  
lugar primordial donde se comparten y gestionan los riesgos sociales de sus  
miembros” (Carbonell, et al., 2012).  
En contraste con lo anterior y en un sentido aparentemente amplio, pero  
realmente restringido desde el aspecto de los vínculos que le sirven de factor  
integrador, “la familia es el grupo de personas entre quienes existe un parentesco  
de consanguinidad por lejano que fuere” (De Pina Vara, 2005).  
2.7. Tipos de Familia  
La familia es algo parcial, una forma más, como otras tantas que tenemos en la  
sociedad, de agrupar a una serie de personas con vínculos afectivos y  
emocionales.  
Familia Nuclear  
Familia Extensa  
Familia Monoparental  
2.8. Dinámica Familiar  
Viveros & Arias (2006) exponen que la dinámica familiar hace referencia a la  
movilidad que se da en el clima relacional que construyen los integrantes de la  
familia para interactuar entre ellos mismos y con el contexto externo. En ella son  
interdependientes dimensiones como: autoridad, normas, roles, comunicación,  
límites y uso del tiempo libre.  
2.9. Alteraciones  
Según la real academia de la lengua española una alteración es el cambio la  
esencia o la forma de algo.  
33  
Regalado-Regalado & Sánchez-Vélez (2018)  
2.10. Alteraciones Psicológicas  
La dimensión psicológica se define como el reconocimiento y compresión de su  
estado cognitivo y afectivo. En el cuidador supervisor, en su trabajo de ayudar y  
ser inclusivo en el cuidado de la persona a cargo, pueden surgir problemas para  
sobrellevar situaciones de su vida, puesto que no es tan fácil ejercer esta labor.  
2.11. Alteraciones Físicas  
Espinosa (1996) manifiesta que el bienestar físico de los cuidadores presenta  
alteraciones orgánicas y psicológicas, debido a que tienen menos descanso,  
mayor desgaste físico, hiporexia, estrés emocional, y que pueden ser síntomas  
que repercuten en el estado de salud del cuidador, por la labor que ejercer que  
muchas veces se ejecuta de forma excesiva.  
3. RESULTADOS  
3.1. Caracterización del Paciente y cuidador  
De las 24 personas con discapacidad que se encuestaron 15 que equivale al  
0,50% son de sexo femenino y 9 personas, equivalentes al 37,50% pertenecen  
6
al sexo masculino, dejando claro que existen un porcentaje mayor de  
discapacidad en mujeres.  
El rango de edad de 30 a 39 años es el que mayor se evidencia con el 29,17 %,  
seguido del 25%, en el rango de 10 a 19 años, continuando con el 16,67 %, en  
el rango de 20 a 29 años de edad, y posteriormente con el 4,1% se encuentran  
los rangos de edad de 40 a 59 años, de 60 a 69 años y 70 a 79 años de edad.  
Se evidencia un 83,33% personas con discapacidad física, seguido del 12,50%  
que padecen de discapacidad sensorial, con el 4,17% con discapacidad  
intelectual, y ninguna persona dentro de la muestra presentó discapacidad  
psicosocial.  
El 70, 83% reciben el beneficio del bono y el 29,17% no reciben el beneficio del  
bono.  
34  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 1, Núm. 2 (jul - dic 2018)  
ISSN: 2697-3588.  
Caracterización sociodemográfica a cuidadores, personas con discapacidad y familias  
Con un total de 21 personas se evidencia un 87,50% de cuidadores de sexo  
femenino y un 12,50% de cuidadores de sexo masculino.  
Dentro los rangos de edad de 20 a 29 años y de 30 a 39 años se evidencia que  
existe la misma cantidad de cuidadores con el 21,74% los rangos de edad de 40  
a 49 años, de 50 a 59 año y de 60 a 69 año, coincidieron en la cantidad de  
cuidadores dentro de estos rangos de edad con un 17,39% respectivamente. Y  
el 4,35% corresponde al rango de 70 a 79%.  
Existe un porcentaje mayor en relación con el estado civil casado, de la muestra  
el 42,76% son casados, seguido del estado civil soltero con el 37,50%,  
continuando con el 16,67% que pertenecen al estado civil de unión libre y  
finalmente se encuentra un cuidador de estado civil viudo, que cubre el 4,17%  
de la población de muestra.  
El nivel de educación que tienen los cuidadores de la muestra es bajo, la  
encuesta arroja resultados donde se evidencia que de la población de muestra  
el 54,55% de cuidadores han terminado la primaria, el 40,91% personas la  
secundaria y el 4,55% de los cuidadores no tienen formación alguna, y ninguna  
persona tiene estudios superiores.  
Según el vínculo laboral de los cuidadores, el 66,67% no trabaja y dedica la  
mayor parte del tiempo al cuidado del familiar y del hogar, el 20,83% trabajan  
fuera de casa, dejando al familiar solo o al cuidado de otros familiares, y el  
12,50% trabajan en la misma casa.  
3.2. Test de Funcionamiento Familiar  
Ante las situaciones que ameritan tomar decisiones importantes de la familia se  
evidencia que el 41,67% de la población de muestra lo hace casi siempre, el  
37,50% toman decisiones para la familia a vece, el 8,33% lo hace  
frecuentemente y el mismo porcentaje de la población lo hace casi nunca. Y tan  
solo el 4,1% no lo hace nunca.  
En los hogares de la población que se tomó por muestra predomina la armonía,  
ya que el 41,67% contestó que casi siempre se da de esta manera, el 33,33% a  
35  
Regalado-Regalado & Sánchez-Vélez (2018)  
veces, el 16,67% lo hace frecuentemente y tan solo el 8,33% menciona que  
nunca predomina la armonía.  
El 37,50% de la población menciona que en la familia cada persona cumple con  
sus responsabilidades, el 29,17% lo hace a veces y la misma cantidad lo hace  
frecuentemente, y el 4,17% no lo hace nunca.  
En relación con las manifestaciones de cariño que reciben en la familia, se  
evidencia que el 45,83% lo hace casi siempre, el 29,17% tienen manifestaciones  
de cariño en su vida cotidiana frecuentemente y el 25,00% a veces.  
Según los datos que arrojan el test, las familias de la población de muestra se  
expresan sin insinuación, de forma clara y directa, en un 40,91% casi siempre,  
el 27,27% lo hace con frecuencia, el 22,73% a veces y el 4,55% lo hace casi  
nunca y el mismo porcentaje de la población hace no lo hace nunca.  
El 41,67% de la población postula que frecuentemente pueden aceptar los  
defectos de los demás y sobrellevarlos, el 29,17% lo hace casi siempre, el  
20,83% lo hace a veces y el 8,33% no pueden aceptar los defectos casi nunca.  
En cuanto a la pregunta de si toman las experiencias de otra familia ante  
situaciones difíciles el 34,78% contesto que lo hacen casi siempre, el 21,47%  
tienen presente las experiencias ajenas de forma frecuente, el 26,09% lo hace a  
veces y el 17,39% no lo hacen nunca.  
Cuando alguien de la familia tiene un problema los demás lo ayudan, el 43,48%  
marcó que casi siempre lo hacen, el 34,78% frecuentemente, a veces toman esta  
postura el 13,04% y el 8,70% no lo hace nunca.  
El 33,33% de la población distribuye las tareas de forma que nadie quede  
sobrecargado, de forma frecuente y el mismo porcentaje lo hace casi siempre, el  
16,67% marcaron la opción de a veces y el 8,33% menciona que casi nunca lo  
hace, el mismo porcentaje nunca distribuye tareas en la familia.  
Las costumbres familiares pueden modificarse ante situaciones dadas, el  
37,50% contestó que a veces se pueden hacer, el 25,00% casi siempre, el  
36  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 1, Núm. 2 (jul - dic 2018)  
ISSN: 2697-3588.  
Caracterización sociodemográfica a cuidadores, personas con discapacidad y familias  
20,83% postula que frecuentemente se pueden dar cambios, el 12,50% refiere  
que casi nunca y el 4,17% no lo hace nunca.  
El 41,67% de la población refiere que frecuentemente en la familia pueden  
conversar diversos temas sin temor, casi siempre el 37,50%, y en porcentajes  
bajos como el 12,50% pueden hacerlo a veces y el 4,17% casi nunca y el mismo  
porcentaje no lo hace nunca.  
Ante una situación familiar difícil son capaces de buscar ayuda en otras  
personas, el 58,33% respondió que lo hacen frecuentemente, el 20,83% refiere  
que a veces pueden buscar ayuda, el 16,67% casi siempre lo hace y el 4,17  
nunca ha buscado ayuda en otras personas en relación a situaciones familiares  
complicadas.  
Dentro del hogar los intereses y necesidades de cada cual son respetados en un  
41,67% lo son frecuentemente, el 37,0% casi siempre los hace, el 12,50% a  
veces respeta esos intereses y necesidades y el 4,17% casi nunca, y el mismo  
porcentaje nunca demuestra ese tipo de respeto en la familia.  
Las demostraciones de cariño en la familia casi siempre se dan en un 45,83%  
de la población, el 29,17% frecuentemente expone su cariño, el 16,67% a veces  
lo hace y el 8,33% nunca demuestra el cariño que sienten por la familia.  
En base a todas las respuestas obtenidas en el test de funcionamiento familiar  
se puede determinar que de la población de muestra el 47,83% pertenecen a  
familias funcionales, el 39,13% se consideran familias moderadamente  
funcionales y el 13,04% son familias disfuncionales.  
3.3. Escala de sobrecarga de ZARIT  
El 41,67 de los cuidadores, frecuentemente sienten que el familiar o paciente  
solicita más ayuda de la que realmente necesita, el 29,17% contestó que casi  
siempre tiene ese sentimiento, el 16,67% a veces, el 8,33% casi nunca cree que  
soliciten más cuidado y el 4,17% nunca ha tenido ese sentimiento por parte del  
familiar o paciente.  
37  
Regalado-Regalado & Sánchez-Vélez (2018)  
El 29,17% de la población frecuentemente siente que debido al tiempo que  
dedica a su familiar ya no dispone de tiempo suficiente para ellos, el mismo  
porcentaje de población contestó que tiene ese sentimiento a veces y otros con  
el mismo porcentaje a nunca, y el 12,50% respondió que casi siempre se sienten  
que no dedican tiempo ellos mismos.  
El 41,67% de la población a veces se siente tenso cuando tiene que cuidar a su  
familiar y atender demás otras responsabilidades, el 20,83% contestó que se  
sienten de esa manera frecuentemente y otra parte con el mismo porcentaje  
menciona que nunca ha sentido tensión por el cuidado a su familiar, y el 4,1%  
refiere que casi nunca.  
El 87,50% de la población contestó que nunca se han sentido avergonzados por  
la conducta de su familiar, el 8,33% casi nunca y el 4,17% refiere que casi  
siempre ha sentido vergüenza por el paciente o familiar.  
El 52,17%, nunca se siente enfadado cuando está cerca de su familiar, el 26,09%  
a veces siente enojo, el 17,39% casi nunca ha llegado sentir enfado por el  
paciente, el 4,35% contestó que casi siempre lo ha sentido.  
El 91,67% de la población nunca ha sentido que la situación actual del familiar  
ha llegado a afectar negativamente las relaciones con amigos y otros miembros  
de la familia, y el 8,33% ha llegado a pensar que, si le afecta, pero a veces.  
El 41,67% de los cuidadores casi siempre sienten temor por el futuro que les  
espera a su familiar, el 20,83% frecuentemente, el mismo porcentaje de  
personas no siente temor, el 12,50% lo hace a veces y el 4,17% casi nunca teme  
por el futuro del familiar o paciente.  
El 66,67% de los cuidadores casi siempre sienten que el familiar depende de  
ellos, el 12,50% frecuentemente, el 8,33% tiene ese sentimiento a veces, 8,33%  
casi nunca lo piensa y el 4,17% nunca ha pensado que el familiar tiene una  
dependencia hacia él.  
El 37,50% de la población siente que a veces se agobia cuando tiene que estar  
junto a su familiar, el 29.17% lo hace con frecuencia, el 20,83% nunca se ha  
38  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 1, Núm. 2 (jul - dic 2018)  
ISSN: 2697-3588.  
Caracterización sociodemográfica a cuidadores, personas con discapacidad y familias  
sentido agobiado, el 8,33% casi siempre y el 4,17% casi nunca lo se ha sentido  
agobiado.  
El 45,83% de la población nunca ha sentido que la salud del propio cuidador se  
ha resentido por cuidar a su familiar, el 41,67% a veces ha llegado a sentir que,  
si se ha afectado salud, el,17% lo ha sentido frecuentemente, 4,17% casi nunca  
ha sentido que alteración en la salud, el mismo porcentaje contestó que nunca.  
Según los datos obtenidos el 63,23% contestó que nunca ha sentido que no tiene  
la vida privada que desearía tener debido a su familia, el 23,08% siente que a  
veces se ha afectado, el 3,85% frecuentemente y el 3,85% cree que casi siempre  
el cuidado de cuidado de su familiar le limita a tener la vida personal que desea.  
El 75,00% de los cuidadores creen que nunca se ha visto afectada su vida social  
por tener que cuidar a su familiar, el 12,50% de ellos creen que casi nunca, el  
8,33% a veces ha sentido afectación en su vida social, y el 4,17&% lo ha sentido  
frecuentemente.  
El 63,33% de los cuidadores nunca han sentido incomodidad para invitar amigos  
a casa, por las condiciones del familiar, el 12,50% a veces ha llegado a sentir  
incomodidad para invitar amigos, y el 4,17% casi siempre ha sentido  
incomodidad.  
A partir de los datos obtenidos, si el familiar espera que lo cuide como si fuera  
su único familiar el 58,33% contestó casi siempre, el 16,67% frecuentemente y  
nunca, el 8,33% a veces consideran eso.  
El 54,17% de los cuidadores contestó que casi siempre le hace falta para cuidar  
a su familiar o paciente además de cubrir sus otros gastos, el 12,50% refieren  
que frecuentemente les hace falta dinero, el 20,83% a veces siente que le hace  
falta, el 8,33% cree que nunca les ha hecho falta dinero para solventar gastos y  
el 4,17% casi nunca.  
El 37,50% de la población a veces siente que será incapaz de cuidar a su familiar  
por mucho más tiempo, el 20,83% tiene ese pensamiento frecuentemente, el  
39  
Regalado-Regalado & Sánchez-Vélez (2018)  
20,53% nunca ha sentido lo antes mencionado, el 12,50% casi nunca ha sentido  
tal incapacidad, y el 8,33% casi siempre lo ha sentido.  
El 41,67,33% nunca ha perdido el control sobre su vida desde que la enfermedad  
de su familiar se manifestó, el 20,83% casi siempre pierden el control de su vida,  
el 16,67% a veces ha perdido el control, el 12,50% frecuentemente pierden el  
control y el 8,33% casi nunca pierden el control de su vida.  
El 58,33% casi nunca ha deseado poder encargar el cuidado de su familiar a  
otras personas, el 25,00% de las personas a veces si ha deseado confiar el  
cuidado a otra persona, el 8,33% lo ha pensado frecuentemente y el mismo  
porcentaje no lo ha deseado casi nunca.  
El 50% de la población nunca se ha sentido inseguro acerca de lo que debe  
hacer con su familiar, el 29,17% a veces lo ha sentido, el 12,50% casi siempre  
lo ha hecho, el 4,17 frecuentemente ha sentido inseguridad, y el 4,17% casi  
nunca lo ha sentido.  
El 37,50% de la población siente a veces que debería hacer más de lo que hace  
por su familia, el 33,33% de los cuidadores así siempre tiene el sentimiento de  
querer hacer algo más por su familia, el 20,83% frecuentemente, 4,17% contestó  
que nunca lo ha sentido y el mismo porcentaje casi nunca tiene ese sentimiento.  
El 33,33% de la población casi siempre cree que podría cuidar de su familiar de  
su familiar mejor de lo que lo hace, el mismo porcentaje tiene ese pensamiento  
a veces, el 20,83% frecuentemente cree que podría mejorar el cuidado y el  
4,17% casi nunca ha tenido aquel pensamiento.  
El 27,50% de la población a veces se siente muy sobrecargado por tener que  
cuidar de su familia, el 33,33% nunca ha sentido sobre carga en relación al  
cuidado de su familiar, el 16,67% frecuentemente se siente sobrecargado, el  
8,33% casi siempre ha sentido sobrecarga y el 4,17% casi nunca.  
De la escala de zarit el 62,50% de la población presentan sobrecarga intensa, el  
0,83% no presenta sobrecarga y el 16,67% presenta sobrecarga leve.  
2
40  
Revista Científica y Arbitrada de Psicología NUNA YACHAY. Vol. 1, Núm. 2 (jul - dic 2018)  
ISSN: 2697-3588.  
Caracterización sociodemográfica a cuidadores, personas con discapacidad y familias  
3.4. Test de Vulnerabilidad al Estrés  
De realizar una comida caliente y balanceada al día, para medir el nivel de  
vulnerabilidad al estrés, el 75% de los cuidadores lo realizan siempre, el 12,50%  
casi siempre, el 8,33% frecuentemente, el 4,17% lo realizan casi nunca.  
De por lo menos 4 noches a la semana dormir de 7 a 8 horas, para medir el nivel  
de vulnerabilidad al estrés, el 37,50% de los cuidadores lo realizan casi siempre,  
el 25,00% siempre, el 16,67% frecuentemente y casi nunca, el 4,17% nunca lo  
realizan.  
De dar y recibir afecto regularmente, para medir el nivel de vulnerabilidad al  
estrés, el 25% de los cuidadores lo realizan siempre y frecuentemente, el 33,33%  
casi siempre, el 8,33% casi nunca y nunca.  
En 50 millas a la redonda, posee por lo menos un familiar en el que puede confiar,  
para medir el nivel de vulnerabilidad al estrés, el 25% de los cuidadores lo  
realizan siempre, el 4,17% lo realizan casi siempre, frecuentemente y casi nunca,  
el 62,50% nunca lo realizan.  
En 50 millas a la redonda, por lo menos dos veces a la semana hace ejercicios  
hasta sudar, para medir el nivel de vulnerabilidad al estrés, el 8,33% de los  
cuidadores lo realizan siempre y frecuentemente, el 16,67% lo realizan casi  
siempre, el 12,50% casi nunca lo realizan, el 54,17% nunca lo realizan.  
Fumar menos de media cajetilla de cigarros al día, para medir el nivel de  
vulnerabilidad al estrés, el 4,17% de los cuidadores lo realizan siempre y casi  
nunca, el 91,67% nunca lo realizan.  
Tomar menos de 5 tragos de bebida alcohólica a la semana, para medir el nivel  
de vulnerabilidad al estrés, el 4,17% de los cuidadores lo realizan siempre, el  
20,83% casi nunca lo realizan, el 75,00% % nunca lo realizan.