Revista Científica Arbitrada Multidisciplinaria de Posgrado y Cooperación Internacional  
CLAUSTRO. Vol. 5, Núm. 10 (jul - dic 2022) ISSN: 2737-6478.  
Variación espacial y temporal de las capturas de atún barrilete Katsuwonus pelamis  
(Linnaeus, 1758) por la flota cerquera ecuatoriana en el Océano Pacífico Oriental durante  
el período 2019-2021  
VARIACIÓN ESPACIAL Y TEMPORAL DE LAS CAPTURAS DE ATÚN BARRILETE  
KATSUWONUS PELAMIS (LINNAEUS, 1758) POR LA FLOTA CERQUERA  
ECUATORIANA EN EL OCÉANO PACÍFICO ORIENTAL DURANTE EL PERÍODO  
2
019-2021  
SPATIAL AND TEMPORAL VARIATION OF THE CATCHES OF SKIPJACK TUNA  
KATSUWONUS PELAMIS (LINNAEUS, 1758) BY THE ECUADORIAN PURSE-  
SEINE FLEET IN THE EASTERN PACIFIC OCEAN DURING THE PERIOD 2019-  
2
021  
1*  
2
Zúñiga-Reinoso Alisson Briggette ; Alió-Mingo José Javier ;  
1
2
RESUMEN  
El atún barrilete, Katsuwonus pelamis, es la especie con las mayores capturas en el Pacífico  
Oriental y de la cual depende en gran medida la industria ecuatoriana procesadora de productos  
pesqueros. Por tanto, resulta significativo analizar la variación espacial y temporal del atún  
barrilete en la zona de pesca con miras a optimizar su explotación. La información sobre lances  
efectuados y su resultado provino de observadores a bordo de un grupo de embarcaciones de la  
flota pesquera ecuatoriana que operó en el Océano Pacífico Oriental (OPO) durante 2019-2021.  
Las capturas del grupo de embarcaciones evaluados varió entre 390 t en 2019 y 801 t en 2020,  
y se realizaron dentro de un intervalo de TSM entre 23°C a 31°C, siendo más frecuentes las  
efectuadas en aguas con 26°C. La mayor captura por unidad de esfuerzo (CPUE) se observó en  
2
020 con 7,9 t/lance y la menor en 2019 alcanzando 4,33 t/lance. La mayor parte de las capturas  
ocurrieron más allá de las 200 millas náuticas. No se observó una concentración de la  
abundancia del recurso en zonas particulares debido a que la especie no parece concentrarse  
en zonas térmicamente definidas, pues la abundancia fluctuó ampliamente con la temperatura.  
Se concluye que la abundancia de K. Pelamis no mostró un patrón de distribución espacial  
definido durante el período evaluado.  
Palabras clave: Captura por unidad de esfuerzo, temperatura superficial del mar, variabilidad,  
distribución espacial, túnidos.  
ABSTRACT  
Skipjack tuna, Katsuwonus pelamis, is the species with the largest catches in the Eastern Pacific  
and on which the Ecuadorian fish processing industry depends to a large extent. Therefore, it is  
significant to analyze the spatial and temporal variation of skipjack tuna in the fishing zone with  
the purpose to optimize its exploitation. The information on sets made and their outcome came  
from observers on board of a group of vessels from the Ecuadorian purse-seine fleet that operated  
in the Eastern Pacific Ocean (EPO) during 2019-2021. The catches of the group of vessels  
evaluated varied between 390 t in 2019 and 801 t in 2020, and were made within a SST interval  
between 23°C and 31°C, being more frequent those made in waters with 26°C. The highest catch  
per unit of effort (CPUE) was observed in 2020 with 7.9 t/haul and the lowest in 2019 reaching  
4
.33 t/haul. Most of the catches occurred beyond 200 nautical miles. No concentration of resource  
abundance was observed in particular areas as the species does not appear to be concentrated  
in thermally defined areas, since abundance fluctuated widely with temperature. It is concluded  
that K. pelamis did not show a defined spatial distribution pattern during the evaluated period.  
Keywords: catch per unit effort, sea surface temperature, variability, space distribution, tuna.  
2
Fecha de recepción: 13 de abril de 2022; Fecha de aceptación: 17 de junio de 2022; Fecha de  
publicación: 11 de julio de 2022.  
Zúñiga-Reinoso et al. (2022)  
1. INTRODUCCIÓN  
La pesquería de atún en el Océano Pacífico oriental (OPO) es una de las más  
importantes de América debido a sus considerables volúmenes de captura,  
satisfaciendo la necesidad alimentaria de una numerosa población del continente  
y países a donde se exporta este recurso, y generando cuantiosas divisas para  
las flotas de los países que participan en esta pesquería (León & Monroy, 1993).  
En este sentido, debido a la importancia socio-económica que envuelve a la  
pesquería del atún, existen organizaciones tales como la Comisión  
Interamaericana del Atún Tropical (CIAT, 2021), la cual es responsable de la  
conservación y ordenación de atunes y otras especies marinas en el OPO. Esto  
ha permitido construir una gran base de datos, haciendo posible el desarrollo de  
análisis del estado de la pesquería. También permite aclarar interrogantes  
tradicionales de la ciencia pesquera, como, por ejemplo, si la captura por unidad  
de esfuerzo (CPUE) es proporcional a la abundancia del recurso.  
El deficiente manejo pesquero conlleva a la sobreexplotación de los recursos y  
por ende a la destrucción de su hábitat (Meaden et. al, 2016), como ocurrió en el  
Océano Atlántico Occidental con una especie de atún aleta azul Thunnus  
thynnus, cuya inatención oportuna en la implementación de medidas de manejo  
hizo que el recurso decayera (Safina, 1993).  
En la región del Pacífico Oriental, se encuentran poblaciones de varias especies  
de túnidos, como el atún aleta amarilla, Thunnus albacares (Bonnaterre, 1788),  
atún patudo, T. obesus (Lowe, 1839) y el atún barrilete, Katsuwonus pelamis  
(Linnaeus, 1758), esta última es la especie mayormente capturada y de la cual  
depende en gran medida la industria atunera ecuatoriana (IPIAP, 2021).  
Katsuwonus pelamis es una especie que pertenece a la familia Scombridae, y  
se encuentra globalmente en aguas tropicales y subtropicales en el Pacífico  
Oriental, distribuyéndose desde el norte de Estados Unidos hasta Perú,  
incluyendo las Islas Galápagos (Mapama, 2015). En Ecuador, se lo encuentra  
en aguas superficiales a menos de 260 m de profundidad (Collette, 1995; Eslava  
et al., 2003; Kiyofuji et al. 2019). En el OPO, debido a las corrientes frías, su  
distribución es más estrecha, entre los 30°N y 30°S, puesto que el barrilete  
3
Revista Científica Arbitrada Multidisciplinaria de Posgrado y Cooperación Internacional  
CLAUSTRO. Vol. 5, Núm. 10 (jul - dic 2022) ISSN: 2737-6478.  
Variación espacial y temporal de las capturas de atún barrilete Katsuwonus pelamis  
(Linnaeus, 1758) por la flota cerquera ecuatoriana en el Océano Pacífico Oriental durante  
el período 2019-2021  
requiere de aguas cálidas para el desove y sobrevivencia de larvas, por lo que  
la temperatura es un factor limitante en su distribución (Schaefer, 2001). Su  
tamaño varía entre los 70 a 100 cm de longitud total (LT) y alcanza su madurez  
sexual desde los 45 cm de LT (Collette & Nauen, 1983).  
La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) lo clasifica  
como preocupación menor, pues su ciclo de vida rápido conlleva a que su  
población no haya mostrado signos de disminución. Sin embargo, su captura por  
medio de red cerquera que es el arte de pesca más utilizado puede estar  
asociada a altos niveles de pesca incidental de tiburones, mantarrayas, tortugas  
marinas y ocasionalmente delfines. La maniobra de pesca es la siguiente;  
cuando por el radar detecta un cardumen de peces, se suelta una pequeña  
lancha; llamada panga. Esta despliega la red, la cual contiene una línea de  
flotadores y de plomos, de tal forma que arma una bolsa o cerco alrededor del  
cardumen. Una vez rodeado el cardumen, la panga devuelve a la embarcación  
principal los extremos de la red y los pescadores los recolectan y van halando,  
de tal manera que la bolsa del cerco se cierre. Una vez cerrado el cerco se  
comienza a halar nuevamente la red por medios mecánicos (winche), y se hala  
progresivamente la bolsa y el recurso es extraído con grandes cernidores  
(chinguillo) y enviado a la bodega de la embarcación.  
En el Océano Pacífico Oriental (OPO), K. pelamis es capturado principalmente  
por barcos cerqueros utilizando tres indicadores principales para detectarlos;  
lances sobre cardúmenes asociados a objetos flotantes, como madera o partes  
de árboles, ballenas muertas, partes de redes, dispositivos agregadores de  
peces (plantados), entre otros (LANPALO); lances sobre cardúmenes libres  
(LANATUN) y en menor cantidad lances sobre cardúmenes asociados con  
delfines (LANMAM) (Aldana, 2000).  
En la pesquería de atunes con red de cerco del Pacífico Oriental, se utilizan los  
comúnmente llamados plantados o FADs por sus siglas en inglés (Fish  
Aggregating Device), que son dispositivos alrededor de los cuales se agregan  
los peces. Sus partes flotante y colgante proporcionan una sombra cómoda con  
la cual se asocian una cadena de especies, desde pequeñas algas hasta  
4
Zúñiga-Reinoso et al. (2022)  
cardúmenes de atún. La idea de este artefacto surge a raíz de los cardúmenes  
que los barcos encontraban bajo objetos flotantes aleatorios que se encontraban  
a la deriva, como, por ejemplo, tronco de árboles, palets, animales muertos, entre  
otros (Freon y Dagorn, 2000; Morgan, 2011). Esta práctica, al parecer, está más  
regulada con la finalidad de minimizar los impactos ambientales de estos  
dispositivos. Dentro de las acciones sostenibles en temas de plantados que  
realiza el Consejo de Administración Marina en Conservación del Atún  
(TUNACONS) sigue con rigurosidad las disposiciones de la Comisión  
Interamericana del Atún Tropical (CIAT), de usar únicamente plantados no  
enmallantes, llamados así porque reducen el índice de enredo de especies  
mientras el dispositivo esté a la deriva. Una de las características esenciales es  
que el paso de malla no sea mayor a 7 cm en la parte sumergida del plantado;  
si tiene malla esté fuertemente enrollada y atada para que reduzca la posibilidad  
de que alguna especie que lo rodee se pueda enredar (Ministerio de Acuacultura  
y Pesca, 2020).  
De los túnidos, el barrilete es la especie de mayor captura a nivel mundial  
(
Sansores, 2001), siendo ésta de 2,83 millones de toneladas durante el 2020  
FAO, 2023), lo que representó una reducción del 14% con respecto al año 2018,  
(
cuando alcanzó el valor más alto en los desembarques desde 2007, 3,29  
millones de toneladas. Cedeño-Bravo (2021), indicaron que entre el año 2015 y  
2019, los mayores desembarques de atún barrilete fueron 327.700 y 350.916 t,  
mientras que en 2018 cuando se registró el menor desembarque con 291.320 t.  
Este autor indica que la talla media del atún barrilete a partir del año 2006  
decayó. Al respecto, Correia (2021) reporta como la CPUE y la talla promedio de  
las 3 especies de atún capturadas en el OPO sobre objetos flotantes, muestran  
un descenso sostenido en los últimos 20 años. Se supone que la posible causa  
de este fenómeno sea el predominio observado en la última década de las  
operaciones de pesca de atunes sobre objetos flotantes, como los plantados,  
que provocan una alta captura de juveniles de múltiples especies, y en especial  
de atunes (Minte-Vera et al. 2018; Cubero-Pardo et al. 2021). Fonteneau et al.  
(2000) consideran que el uso masivo de plantados que se observa en todos los  
océanos actualmente representa quizás un modo de pesca inseguro, que  
pudiera estar produciendo severos problemas de sobrepesca de muchas  
5
Revista Científica Arbitrada Multidisciplinaria de Posgrado y Cooperación Internacional  
CLAUSTRO. Vol. 5, Núm. 10 (jul - dic 2022) ISSN: 2737-6478.  
Variación espacial y temporal de las capturas de atún barrilete Katsuwonus pelamis  
(Linnaeus, 1758) por la flota cerquera ecuatoriana en el Océano Pacífico Oriental durante  
el período 2019-2021  
poblaciones de recursos pelágicos, particularmente atunes. En consecuencia,  
existe un consenso de que el uso de plantados debe controlarse y limitarse a  
niveles biológicos sostenibles.  
Shimada y Schaefer (1956), ejecutaron la primera investigación de la pesquería  
del atún barrilete en el OPO, apoyándose en los datos de los barcos de carnada  
en los años 30 y 50, llegando a la conclusión de que las variaciones anuales de  
la CPUE no se encontraban ligadas con el esfuerzo pesquero, además de que  
se podrían aumentar más las capturas anuales sin afectar la población.  
Mencionaron que los cambios en la CPUE se debían a cambios en la  
disponibilidad, ocasionados por fluctuaciones en el ambiente o en el  
comportamiento de los peces.  
Wild y Hampton (1994), al realizar una revisión de la biología y pesquería de K.  
pelamis en el OPO, deducen que, en las áreas de América central y el norte de  
Sudamérica, se alcanzan los rendimientos mayores de pesca, recalcando que  
estas diferencias en los rendimientos entre zonas pueden ser debidas al flujo de  
reclutas del Pacífico Central, beneficiando a determinadas regiones en particular  
y que las capturas en esta zona son muy cambiantes. Cubero et al. (2021)  
evaluaron la distribución espacial de la captura del atún aleta amarilla y especies  
no objetivo de esta flota cerquera en Costa Rica, y las posibles correlaciones con  
el medio ambiente y la pesca.  
En el Pacífico Oriental se registran altas concentraciones de atún, con  
sobreposición de las poblaciones de las diferentes especies y sus pesquerías.  
Por tanto, resulta significativo analizar la variación espacio-temporal de los  
índices pesqueros de capturas del atún barrilete en el OPO realizado por una  
flota cerquera ecuatoriana, usando la captura por unidad de esfuerzo (CPUE)  
como índice de abundancia relativa. Así mismo, analizar la variabilidad de la  
temperatura superficial del mar (TSM) en el OPO y su relación con la distribución  
de K. pelamis.  
6
Zúñiga-Reinoso et al. (2022)  
2. METODOLOGÍA  
Área de estudio  
El área de estudio abarcó el Océano Pacífico Oriental entre las longitudes 80° W  
y 120° W y latitudes 5°N y 25°S (Fig. 1), en donde faenó el grupo de  
embarcaciones de la flota cerquera ecuatoriana durante el período de 2019 a  
2021, de donde deriva la información utilizada en este trabajo (TUNACOS, 2021).  
Figura 1. Localización del área de estudio en el Océano Pacífico Oriental.  
Origen de la información  
La ONG TUNACONS, brindó la información a partir de bitácoras de pesca  
proporcionada por observadores a bordo. La misma contiene datos de:  
embarcación, número de lances por campaña, fecha de cada lance (día, mes,  
año), posiciones geográficas de inicio y fin del lance, peso total de individuos  
capturados por lance y temperatura superficial del mar. No se dispuso  
información sobre la talla de los ejemplares capturados.  
Análisis de la abundancia relativa  
Como índice de abundancia de la especie en estudio se empleó la captura por  
unidad de esfuerzo (CPUE). Esta se calculó mediante la siguiente ecuación:  
퐶푃푈퐸 =  donde,  
: captura total (toneladas métricas)  
: esfuerzo (número de lance/mes)  
7
Revista Científica Arbitrada Multidisciplinaria de Posgrado y Cooperación Internacional  
CLAUSTRO. Vol. 5, Núm.