Revista de Ciencias Agropecuarias ‘‘ALLPA’’: Vol. 5 (Núm. 9) (ene-jun 2022). ISSN: 2600-5883.  
El cultivo de maíz y sus necesidades hídricas en Manabí, Ecuador  
EL CULTIVO DE MAÍZ Y SUS NECESIDADES HÍDRICAS EN MANABÍ, ECUADOR  
CORN CULTIVATION AND ITS WATER NEEDS IN MANABÍ, ECUADOR  
1
2
Tarazona-Meza Néstor Leopoldo ; Chavarría-Párraga Jesús Enrique ;  
3
Moreira-Saltos Juan Ramon  
1
2
3
Resumen  
La falta de agua es el factor más limitante en la producción de maíz, cuando hay un estrés hídrico durante  
las primeras etapas del cultivo pude ocasionar perdidas de plantas jóvenes, además en las etapas de  
floración el maíz es muy sensible al estrés hídrico, por lo cual el rendimiento de grano se ve seriamente  
afectado (Deras, 2012). Las necesidades hídricas de los cultivos están relacionados a diversos factores entre  
ellos se encuentra el clima, y el desperdicio hídrico, además del estado de las fases de desarrollo del cultivo;  
ya que todos estos componentes facilitan conservar la humedad en el sistema de raíces de las plantas. Es  
importante conocer el coeficiente de cultivo (Kc) el cual es un parámetro importante para el manejo,  
programación, ya que la extracción del agua varía de un periodo a otro. El conocimiento del requerimiento  
adecuado de agua para los cultivos es indispensable para mejorar la eficiencia de los sistemas de riego,  
proporcionado a la plantación la cantidad de agua necesaria para satisfacer sus necesidades; puesto que,  
un exceso de riego puede provocar entre otras cosas el lavado de fertilizantes, mientras que una aportación  
de agua inferior a las necesidades del cultivo puede llegar a provocar déficit hídrico; y con ello, una  
disminución de la producción. La misma debe reponerse periódicamente al suelo para no dañar el potencial  
productivo de la planta siendo el coeficiente de cultivo (kc) un valor utilizado para calcular la cantidad de  
agua que se debe aplicar mediante los distintitos sistemas de riego.  
Palabras clave: agua, cultivo, maíz, humedad.  
Abstract  
The lack of water is the most limiting factor in corn production, when there is water stress during the early  
stages of cultivation it can cause loss of young plants, also in the flowering stages corn is very sensitive to  
water stress, so which grain yield is seriously affected (Deras, 2012). The water needs of crops are related  
to various factors, among them is the climate, and water waste, in addition to the state of the development  
phases of the crop; since all these components make it easier to conserve moisture in the root system of  
plants. It is important to know the crop coefficient (Kc) which is an important parameter for management,  
programming, since water extraction varies from one period to another. Knowledge of the adequate water  
requirement for crops is essential to improve the efficiency of irrigation systems, providing the plantation  
with the amount of water necessary to meet its needs; since, an excess of irrigation can cause, among other  
things, the washing of fertilizers, while a supply of water less than the needs of the crop can cause a water  
deficit; and with it, a decrease in production. It must be periodically replenished to the soil so as not to  
damage the productive potential of the plant, the crop coefficient (kc) being a value used to calculate the  
amount of water that must be applied through the different irrigation systems.  
Keywords: water, crop, corn, moisture.  
2
Fecha de recepción: 28 de octubre de 2021; Fecha de aceptación: 20 de diciembre de 2021; Fecha de  
publicación: 10 de enero del 2022.  
Revista de Ciencias Agropecuarias ‘‘ALLPA’’: Vol. 5 (Núm. 9) (ene-jun 2022). ISSN: 2600-5883.  
Tarazona-Meza et al. 2022  
1
. Introducción  
La escasez generalizada de agua para la  
agricultura ha generado la necesidad de  
crear estrategias para mejorar la  
eficiencia de su uso. Una de ellas es la de  
conocer las necesidades de agua de  
cualquier cultivo, esta se define como la  
cantidad de agua que debe tener el suelo  
para que la planta pueda satisfacer sus  
procesos fisiológicos y poder tener un  
desarrollo óptimo (Romero et al; 2009).  
En el Ecuador existe un total de 43.418  
ha sembradas de las cuales 39.797 ha  
son cosechadas, la producción total  
nacional ronda los 75.823 T, un  
rendimiento de 1,91 T ha-1.  
El  
rendimiento a nivel experimental de  
estas variedades de libre polinización  
oscila entre 4,0 a 6,0 T ha-1 para maíz  
suave choclo y de 2,0 a 3,0 t ha-1 para  
maíz suave seco; mientras que el  
rendimiento promedio nacional al 2016  
fue de 2,93 t ha-1 para maíz suave choclo  
y de 0,68 t ha-1 para maíz suave seco  
2. Necesidades hídricas de los cultivos  
Los cultivos requieren del agua retenida  
en el suelo para sus diferentes procesos  
fisiológicos y biológicos y esta necesidad  
se incrementa, conforme se desarrolla la  
planta. Este requerimiento hídrico  
depende de las condiciones climáticas  
de la zona, suelo, tipo de cultivo, manejo  
y etapa del ciclo en la que se encuentre  
(germinación, desarrollo, maduración y  
cosecha) en alguna de estas etapas las  
necesidades de agua se hacen más  
notorias (Espinoza, 1989; Enríquez et al,  
2010).  
(
«USFQ (Universidad San Francisco de  
Quito)», 2017).  
La importancia del agua en la producción  
de alimentos obliga a utilizarla con  
mayor eficiencia. Se ha comprobado que  
se le da demasiada atención al diseño y  
construcción  
de  
los  
proyectos,  
dejándose de lado los problemas  
relacionados con la operación, dentro de  
los cuales se destaca el mal manejo del  
agua en la parcela, por ende, ha traído  
como consecuencias: baja producción y  
productividad de los cultivos, deterioro  
del medio ambiente y disminución de  
ingresos en los productores (Beltrán-  
Morales et al., 2011; FAO, s. f.).  
Además, Villafáfila & Wyss (2009)  
concuerdan en que la necesidad hídrica,  
es la cantidad de agua requerida por las  
plantas para reponer el consumo  
producido por la evapotranspiración y el  
agua retenida en las plantas, desde el  
punto de vista práctico es importante  
3
Revista de Ciencias Agropecuarias ‘‘ALLPA’’: Vol. 5 (Núm. 9) (ene-jun 2022). ISSN: 2600-5883.  
El cultivo de maíz y sus necesidades hídricas en Manabí, Ecuador  
conocer estas necesidades al momento  
de diseñar los sistemas de captación,  
distribución, aplicación de agua y poder  
así planificar correctamente el riego.  
etapa: controlada por los gradientes  
térmicos. Desde la perspectiva  
agronómica es importante mantener el  
suelo bajo la primera etapa porque en  
estas condiciones no es previsible que  
las plantas tengan dificultades en la  
absorción de agua. Por ello, y por la  
variación de la densidad del flujo de agua  
del suelo en las tres etapas, es  
interesante definir precisamente la  
transición entre ellas, especialmente  
entre la primera y la segunda (Demtr &  
Heidelberg, 2014)  
2.1. Evaporación  
La evaporación es proceso físico por cual  
el agua pasa del estado líquido o sólido  
al estado gaseoso mediante la  
transferencia de energía calórica,  
además es de gran importancia en el  
ciclo hidrológico por su papel regulador  
térmico en la atmósfera y por la pérdida  
del recurso en el suelo (E. Abad, 2007).  
Los factores que condicionan la tasa de  
evaporación son, por un lado, los que  
caracterizan el estado de la atmósfera en  
una ubicación determinada de la  
superficie evaporante y, los factores que  
caracterizan la naturaleza y el estado de  
la superficie evaporante (agua libre,  
hielo, suelo desnudo, vegetación),  
2.2. Transpiración  
La transpiración se define como un  
proceso fisiológico natural de las plantas,  
consistente en que el agua almacenada  
en el suelo en forma de humedad es  
captada por las raíces, recorre la  
estructura de la planta y se evapora a  
través de unas células foliares  
denominadas estomas, por lo que se  
generalmente  
la  
cantidad  
de  
evaporación se la expresa en mm/día ó  
mm/mes (UNICEN [Universidad Nacional  
del Centro de la Provincia de Buenos  
Aires], 2014).  
considera  
a
las plantas, como  
dispositivos de bombeo que extraen  
agua del suelo y la elevan hasta la  
atmósfera (E. Abad, 2007). La  
transpiración es la fuerza motriz que  
impulsa el agua desde el suelo hasta la  
atmósfera, por lo tanto se mide en moles  
de agua por área foliar por tiempo, la  
magnitud de la transpiración puede ser  
El agua del suelo se evapora en tres  
etapas; primera etapa: una controlada  
por las condiciones atmosféricas,  
segunda etapa: controlada por las  
características edafológicas, y tercera  
4
Revista de Ciencias Agropecuarias ‘‘ALLPA’’: Vol. 5 (Núm. 9) (ene-jun 2022). ISSN: 2600-5883.  
Tarazona-Meza et al. 2022  
expresado como la diferencia de ѰH2O  
entre la hoja y la atmosfera sobre las  
sumatoria de las resistencias que se  
oponen a la perdida de agua (Sotelo,  
conjunta de un sistema determinado  
(UNICEN, 2014). Desde el punto de vista  
práctico medir el efecto de la  
evaporación del suelo y el desarrollo  
vegetal de la planta Thornthwaite  
2014).  
introduce  
un  
nuevo  
concepto  
Las vías por el cual la planta realiza la  
transpiración son; por las estomas que  
representa 90% del total de agua  
perdida, por la cutícula con 10% y por las  
lenticelas en minúscula proporción  
evapotranspiración potencial o pérdidas  
por evapotranspiración, en el doble  
supuesto de un desarrollo vegetal  
óptimo y una capacidad de campo  
permanentemente completa, es un  
límite superior de la cantidad de agua  
que realmente vuelve a la atmósfera por  
evaporación y transpiración a esto se lo  
denomina evapotranspiración real  
(
Lallana & C, 2003). La transpiración  
resultada afectada por factores  
climáticos externos (Radiación,  
o
humedad relativa del aire, temperatura,  
velocidad del viento y suministro de  
agua), y los factores fisiológicos o  
internos (área foliar, estructura,  
exposición foliar, resistencia estomática  
y capacidad de absorción del sistema  
radical (Sotelo, 2014).  
(
Vázquez, 2012).  
Debido, a que la evapotranspiración en  
sus diferentes alcances es un parámetro  
clave en el balance de energía del  
sistema Tierra Atmósfera, en la  
detección de estrés hídrico vegetal,  
predicciones de rendimiento en los  
cultivos, cálculo del balance hídrico y  
caracterización climática en distintas  
zonas. Por ello es de interés  
multidisciplinario el estudio, dada la  
complejidad del proceso y la diversidad  
de factores de los que depende. La  
magnitud e intensidad del fenómeno es  
difícil de determinar, en consecuencia,  
distintos investigadores se han visto en  
3. Evapotranspiración  
La evapotranspiración es la combinación  
de los fenómenos de evaporación desde  
la superficie del suelo y la transpiración  
de la vegetación. La dificultad de la  
medición en forma separada de ambos  
fenómenos (el contenido de humedad  
del suelo y el desarrollo vegetal de la  
planta) obliga a introducir el concepto de  
evapotranspiración  
como  
pérdida  
5
Revista de Ciencias Agropecuarias ‘‘ALLPA’’: Vol. 5 (Núm. 9) (ene-jun 2022). ISSN: 2600-5883.  
El cultivo de maíz y sus necesidades hídricas en Manabí, Ecuador  
el deber de elaborar métodos y modelos  
para su determinación (Sánchez &  
Carvacho, 2006).  
reducen las tasas de asimilación de  
dióxido de carbono, en comparación con  
los ambientes que tienen temperaturas  
óptimas (Yepes et al., 2011)  
3.1. Variables climáticas  
3
.2. Métodos de medición de  
Los principales parámetros climáticos  
que afectan la evapotranspiración son la  
radiación, la temperatura del aire, la  
humedad atmosférica y la velocidad del  
viento. Con lo que concierne a la  
radiación solar, la planta aprovecha la  
radiación para realizar la fotosíntesis, lo  
que significa una transformación de  
energía radiante en energía química  
mediante la asimilación del carbono del  
CO2 del aire y su fijación en compuestos  
evapotranspiración (directos)  
Los métodos de medición o directos  
calculan la evapotranspiración a través  
del control de entrada y salida del agua  
en el suelo que posee una cubierta  
vegetal; por ello miden o cuantifican  
directamente la evapotranspiración en  
cualquier cultivo o tipo vegetal para las  
condiciones de suelo, clima  
y
disponibilidad de agua del lugar en  
estudio (García, 2013).  
orgánicos  
carbonados,  
el  
aprovechamiento de la radiación global  
que incide, sobre la superficie vegetal  
apenas sólo una porción es útil en la  
realización de la fotosíntesis: PAR  
Debido, a que los resultados obtenidos  
con estos métodos son puntuales y  
válidos sólo para los cultivos  
plantaciones en cuestión  
o
y
las  
(
(
radiación fotosintéticamente activa)  
Almorox, 2010).  
condiciones geográficas en las cuales se  
han aplicado, es por ello que se los  
utilizan en estudios agronómicos y  
forestales, además existen una serie de  
métodos directos pueden ordenarse  
según distintos criterios; no obstante, se  
mencionan aquí los grandes grupos  
señalados en la publicación de Espíldora  
y colaboradores por considerar los más  
frecuentemente indicados en otras  
referencias: (a) estanques, (b) lisímetros,  
Las temperaturas diurnas pueden tener  
efectos lesivos, relacionados con el  
calentamiento del tejido, o efectos  
indirectos asociados  
a los déficits  
hídricos de la planta, que pueden  
aumentar la demanda de evaporación,  
durante el estado vegetativo, las  
temperaturas altas pueden dañar los  
componentes fotosintéticos de la hoja y  
6
Revista de Ciencias Agropecuarias ‘‘ALLPA’’: Vol. 5 (Núm. 9) (ene-jun 2022). ISSN: 2600-5883.  
Tarazona-Meza et al. 2022  
(
c) parcelas y superficies naturales de  
ensayo y (d) métodos de los volúmenes  
afluentes efluentes del balance  
hidrológico (Sánchez, 2001).  
temperatura del aire y la humedad  
relativa (Método de Papadakis, Método  
de Ivanov, Método de Hargreaves), (c)  
métodos basados en la temperatura del  
aire y la radiación solar (Método de Turc  
y
3
.3. Métodos de estimación de  
1961, Método Jensen Haise 1963,  
evapotranspiración (indirectos)  
Método de la radiación) y (d) métodos  
basados en la ecuación de combinación  
del balance de energía y de la  
transferencia turbulenta del vapor de  
agua (Método de Penman 1948, Método  
de Penman Monteith 1965, Modelo de  
Bouzo 1998) y (e) métodos basados en la  
relación entre la evaporación de bandeja  
y evapotranspiración (Método de Grassi  
Generalmente los métodos indirectos se  
los ha empleado alrededor del mundo  
para caracterizar grandes áreas. El  
período más habitual para el cual se  
realizan  
los  
cálculos  
de  
evapotranspiración con estos métodos  
ha sido tradicionalmente el anual y  
mensual, en estudios geográficos o de  
carácter climático general. Sin embargo,  
en la actualidad y con fines agronómicos,  
forestales o hidrológicos aplicados, en  
términos generales del uso racional del  
agua, están ganando importancia los  
métodos aplicados a períodos diarios y  
horarios (García, 2013).  
y
Chistiansen, Método de Tosso)  
(
Sánchez, 2001).  
4. Factores de cultivo  
Los factores del cultivo como el tipo de  
cultivo, la variedad y la etapa de  
desarrollo deben ser considerados al  
realizar una evaluación de la  
evapotranspiración de cultivos que se  
desarrollan en áreas grandes y bien  
Los modelos utilizados en la estimación  
pueden clasificarse a su vez de acuerdo  
a la variable climática sobre la que se  
basa  
la  
determinación  
de  
la  
manejadas.  
Las  
diferencias  
en  
evapotranspiración, en función de lo  
cual se puede hablar de: (a) métodos  
basados en la temperatura del aire y  
datos astronómicos (Método de  
Thornthwaite, método de Blaney Criddle  
resistencia a la transpiración, la altura  
del cultivo, la rugosidad del cultivo, el  
reflejo, la cobertura del suelo y las  
características radiculares del cultivo  
dan lugar a diferentes niveles de ET en  
1950), (b) métodos basados en la  
7
Revista de Ciencias Agropecuarias ‘‘ALLPA’’: Vol. 5 (Núm. 9) (ene-jun 2022). ISSN: 2600-5883.  
El cultivo de maíz y sus necesidades hídricas en Manabí, Ecuador  
diversos tipos de cultivos, aunque se  
encuentren bajo condiciones  
pueden limitar el desarrollo del cultivo y  
reducir la evapotranspiración. Además,  
hay otros factores que se deben  
considerar al evaluar la ET debido a su  
efecto sobre en las plantas: la cubierta  
del suelo, la densidad del cultivo y el  
contenido de agua del suelo (Allen et al.,  
2006)  
ambientales idénticas, cabe mencionar  
que la evapotranspiración del cultivo  
bajo condiciones estándar (ETc) se  
refiere a la demanda evaporativa de la  
atmósfera en áreas grandes de cultivos  
bajo condiciones óptimas de agua en el  
suelo, con características adecuadas  
tanto de manejo como ambiente, que  
alcanza la producción potencial (Allen et  
al., 2006)  
5. Ciclo del cultivo  
Todas las plantas de maíz se desarrollan  
de la misma manera, sin embargo, el  
tiempo entre etapas de crecimiento  
pude variar dependiendo de tipo de  
maíz, sus fechas de siembra, su  
localización, la altitud a la que se  
encuentra el maíz, etc. (Yánez,  
Zambrano, Caicedo, & Heredia, 2013).  
4.1. Manejo y condiciones ambientales  
Los factores tales como salinidad o baja  
fertilidad del suelo, uso limitado de  
fertilizantes, presencia de horizontes  
duros o impenetrables en el suelo,  
ausencia de control de enfermedades y  
de parásitos y el mal manejo del suelo  
Figura 1. Ciclo del cultivo.  
Fuente: Yánez et al., (2013)  
8